Marta y Javi – Boda en Hacienda las Fuentes

Boda

Estas son una de esas parejas con las que te puedes dejar llevar, con las que lo hacen todo divertido, agradable, con las que todo fluye y me dan alas para que cuando vean éstas imágenes puedan recordar uno de los días más felices de sus vidas tal y como sucedió.

Desde que quedamos por primera vez, daba gusto cenar con ellos, sí, vieron uno de mis álbumes pero ya lo tenían claro, desde el minuto uno confiaron en mi trabajo, en mi forma de contar historias, en mi criterio, y cuando eso sucede no te puedes sentir mejor contigo mismo y con todo lo que estaba apunto de acontecer.

Decidieron casarse en Hacienda las Fuentes, un lugar al que le tengo especial cariño porque fue allí donde precisamente me casé hace ya casi 6 años, donde no solo el lugar exhala magia por cada uno de sus rincones cuidados al más mínimo detalle, sino porque el trato y el cariño recibido por Juani y Sergio va más allá de la linea cliente/profesional.

Ese día recuerdo que los dos estaban muy tranquilos (al menos hasta verse en el altar), Marta bailaba, comía, bebía momentos antes de la ceremonia, ¡fuera nervios!.
Ese día era para disfrutar, para pasarlo bien y yo me sentí como un invitado más, pero ademas un invitado privilegiado por compartir emociones, sensaciones, momentos previos, y todo eso de cerca, muy cerquita…buaf ¡me encanta mi trabajo!.

No me enrollo más, chicos, sois geniales, ojalá pudiera inmortalizar vuestra boda una y otra vez porque me hicísteis sentir como uno más. Os deseo lo mejor y prontito nos vemos, os dejo con Marta y Javi y esta maravilla de boda.

Vestido: YolandCris
Traje: Hugo Boss
Ramo: Anais Floristas Fuengirola
Lugar: Hacienda las Fuentes

Fotografía: Cero17 Photography y Vicin Ruiz

Lucía y Domingo

Boda

El pasado 13 de mayo fui uno de los afortunados que pudo ver como en un rinconcito de Velez-Málaga, dos de las personas más felices del mundo se daban el “Sí quiero”.

Dar las gracias a Essential Films por dejarme asistir como ayudante, sin su confianza en mí  nunca hubiera podido disfrutar como un niño.

No hacen falta grandes iglesias, no hacen falta pomposas decoraciones ni un majestuoso coche, si lo que es de verdad, brota y rebosa a cada instante, en cada mirada, y así en cada una de las fotos de esta boda, la sencillez prima y enamora a cada uno de los invitados y a vosotros que estáis apunto de poder disfrutarlo.

Ellos son Lucia y Domingo, y esto el día más feliz de su vida.